Quienes Somos
¿Qué es un Coloproctólogo?
¿Qué son las hemorroides?
Tratamientos
PPH
Antes y después
Embarazo
Enfermedades anorectales
Artículos de interés
Preguntas más frecuentes
Enlaces
Contáctenos
Recomiéndanos

 El PPH o "Procedimiento para Prolapso y Hemorroides" es lo más novedoso en el tratamiento de la enfermedad hemorroidal. Su técnica y principios obedecen al concepto de como ésta se origina y es por eso su gran diferencia con las técnicas convencionales.
   Las hemorroides consisten en un componente normal de la anatomía humana y se encuentran presentes desde la fase embrionaria. Tienen funciones importantes, como contribuir en la continencia de las heces y su percepción. El componente interno o hemorroides internas se hace sintomático progresivamente debido a la pérdida o destrucción de su tejido de sostén, lo que hace que se dilaten y prolapsen (se salgan), así mismo ésto aumenta la posibilidad de síntomas en el componente externo cuya vascularización (irrigacion sanguínea) está íntimamente ligada a la anterior. Así que para tratar ésta enfermedad necesitabamos un procedimiento que nos permitiera restaurar la anatomía normal a como era antes de enfermarse, y es aquí donde apareció el PPH.
   Con el PPH, mediante el uso de una máquina autosuturadora especialmente diseñada para éste procedimiento, podemos resecar o quitar el excedente de mucosa rectal inferior y hemorroides internas prolapsadas, disminuir sustancialmente el flujo sanguíneo a éstas, suspender el tejido y fijarlo en su posición original, corrigiendo así la anatomía, todo esto por encima de la zona anal dolorosa y sin heridas externas, en un procedimiento sencillo que puede ser realizado en quirófano incluso con sedación EV, anestesia local y en forma ambulatoria. 
   Con respecto al componente externo, si éste está presente, generalmente desaparece o disminuye hasta el punto de no producir síntomas. En casos muy particulares de pliegues externos muy grandes, se puede combinar el PPH con una resección pequeña de estos pliegues.
   Si bien el umbral del dolor sigue siendo una variable entre los individuos, lo que los pacientes refieren es presión o una sensación de ganas de evacuar durante las primeras horas que va disminuyendo rápidamente con el uso de medicamentos. El dolor como síntoma puede ser leve hasta inexistente, la recuperación es muy rápida y la mayoría de los pacientes se reintegran a una vida normal dos o tres dias después de la cirugía.
   En aquellos casos de trombosis hemorroidal aguda severa, no debe utilizarse esta técnica debido a que el edema (inflamación) existente en los tejidos, impediría una buena elevación y fijación del tejido hemorroidal prolapsado, por lo que habrían dos opciones:
1. Cirugía inmediata al momento de la trombosis severa con las técnicas convencionales.
2. Realizar trombectomía múltiple e instaurar tratamiento médico sintomático. Si el paciente no presenta mejoría realizar una hemorroidectomía convencional. Si el paciente mejora, después de 8 días cuando la inflamación disminuye, realizar el PPH.
   Hasta la fecha en los aproximadamente 15 años en que viene realizándose esta técnica, predominantemente en Europa y Asia, los resultados son excelentes, reportándose un exito de aproximadamente 95%. En el continente Americano y por supuesto en Venezuela se realiza desde el año 2000 con una experiencia similar. Es hoy en día la técnica de elección en la mayoría de los casos que ameritan cirugía.



    Home     Quienes Somos     PPH     Preguntas más frecuentes     Login