Quienes Somos
¿Qué es un Coloproctólogo?
¿Qué son las hemorroides?
Tratamientos
PPH
Antes y después
Embarazo
Enfermedades anorectales
Artículos de interés
Preguntas más frecuentes
Enlaces
Contáctenos
Recomiéndanos

   El paciente que presenta síntomas a nivel anorectal debe ser evaluado adecuadamente para así realizar un diagnóstico correcto. Otras enfermedades anorectales pueden dar síntomas muy parecidos a los síntomas hemorroidales. Mencionaremos aquellas patologías mas frecuentes:

Fisura anal

   Consiste en una pequeña herida que se produce en el ano, principalmente a nivel anterior o posterior, generalmente como consecuencia de un episodio de estreñimiento o de diarrea. Produce sangramiento al evacuar, mucho dolor y espasmo o contracción importante del esfinter interno del ano, lo cual a su vez evita que llegue suficiente sangre al sitio de la fisura y ésta no cicatriza, produciéndose asi un círculo vicioso.
   La fisura anal puede ser aguda cuando es reciente o crónica cuando ha pasado tiempo desde su formación, produciéndose generalmente cambios inflamatorios en sus bordes y extremos que originan engrosamiento y excrecencias de tejido que suelen confundirse con hemorroides.
   El tratamiento médico se utiliza generalmente para casos agudos y consiste en baños de asiento con agua tibia, analgésicos, control del estreñimiento y productos como nitroglicerina tópica en bajas concentraciones o bloqueantes de calcio para mejorar la irrigación sanguinea y relajar el músculo, lograndose así la cicatrización de la fisura.
   Cuando el tratamiento médico fracasa o en casos de fisuras crónicas se prefiere el tratamiento quirúrgico que consiste en resecar los engrosamientos de tejido existentes así como los bordes de la fisura, raspar (curetear) o cauterizar su fondo y mediante una herida muy pequeña, cortar (seccionar) un poco el esfínter interno del ano para lograr su relajación (esfinterotomía lateral interna). Los resultados de ésta cirugía son excelentes, mejorando el dolor de inmediato.
Absceso perianal

   Consisten en colecciones de pus que se forman alrededor del ano, superficialmente o en profundidad. Se originan como consecuencia de la obstrucción de glándulas que se encuentran en esa zona, son muy dolorosos y deben ser drenados quirúrgicamente apenas se realiza el diagnóstico.
   En ocasiones el drenaje se produce en forma espontánea mejorando el dolor, pero aún así deben ser revisados para constatar que el drenaje haya sido completo. El tipo de drenaje o tratamiento varía dependiendo del lugar o compartimiento donde se encuentre y la relación de éste con los músculos del esfinter anal.
   Posterior a su tratamiento puede originarse una fístula perianal y el paciente debe ser advertido de ésto.

Fístula perianal

   Es un conducto, canal o comunicación que generalmente comunica el interior del ano con la piel perianal, aunque en algunas ocasiones puede ser de múltiples trayectos, algunos de ellos ciegos. Se produce en aproximadamente 2/3 de los casos, posterior y como consecuencia de un abceso perianal drenado espontáneamente o quirúrgicamente. Ocasiona molestia, secreción intermitente de líquido mal oliente, con manchado de la ropa interior y en algunos casos sangramiento escaso.
   El tratamiento de elección es la cirugía, la cual varía de acuerdo al tipo y trayecto de la fístula y a la cantidad de esfínter involucrado.
   Los pacientes con problemas en la continencia o con antecedentes que hagan suponer algún problema del esfínter anal, como cirugías anales previas, partos traumáticos, forceps, etc deben ser evaluados funcionalmente (manometría anal y ultrasonido anal) antes de la cirugía para disminuir la posibilidad de complicaciones.



Nota: Ilustraciones tomadas del texto de Frank H. Netter, M.D. Colección Ciba de ilustraciones medicas, Tomo III, Parte 2.

    Home     Quienes Somos     PPH     Preguntas más frecuentes     Login